A la hora de elegir una caldera se nos plantean una multitud de opciones que es conveniente que valoremos antes de decidir. En cuanto a características técnicas hay una enorme variedad de calderas, pero en función de la configuración de la instalación y de la demanda de calefacción y agua caliente se va a ir estrechando el abanico. De igual manera el disponer o no de salida de humos a cubierta, o el contar con un desagüe adecuado también nos va a condicionar en nuestra elección. En todas estas cuestiones nos va a asesorar el técnico que vaya a diseñar la instalación cuando esta es nueva, o el profesional que vaya a sustituir la caldera cuando la instalación ya existe.

Pero hay una cuestión que queda totalmente a la elección del usuario y es si optar por una marca de primera calidad o elegir una más barata. Como es lógico, no vamos a obtener el mismo resultado en ambos casos.

Ciertamente, la inversión inicial es una cuestión importante. Ahorrar una cantidad, a veces no pequeña, de dinero en un primer momento es muy tentador. Pero hay que valorar otras cuestiones, y estudiar si compensará en el futuro.

La media de vida útil de una caldera es superior a diez años. Durante este tiempo la caldera va a ser revisada y es probable que sea necesario ir renovando algunas piezas. No es lo mismo tener una caldera fabricada por una marca especializada que desarrolla su propia tecnología, y diseña y desarrolla sus propios productos que una caldera fabricada por una marca que depende de otros fabricantes para poder montar sus productos. Hay una gran diferencia entre tener una caldera de una marca implantada en España, con servicio técnico especializado y atención posventa, y tener una caldera para la que no se encuentran piezas originales al cabo de dos o tres años. El uso de piezas originales repercute en la durabilidad de las calderas, así como en el mantenimiento de sus características de funcionamiento y sus niveles de rendimiento. Y cuanto más dure la caldera y mejor rendimiento tenga, mayor será la amortización de su coste.

Share
This